Existen varios factores que intervienen a la hora de asegurarnos un buen descanso: desde la actividad física diaria hasta las horas de sueño o el control del estrés.

Pero, si hay algo realmente importante, es la nutrición. No solo es importante lo que comemos, sino cuándo lo comemos y en qué circunstancias.

Según la Nutricionista Anna Paré, «todo lo que comemos a lo largo del día y, especialmente, en la últimas horas del mismo va a influenciarnos a la hora de tener un buen descanso y un sueño reparador».

Además, en palabras de la Dra. en Neurociencias, Marta Portero, «los efectos negativos de un mal descanso nocturno se pueden ver fácilmente al día siguiente tanto a nivel cognitivo como emocional o, incluso, hormonal».

Para poder ampliar más a fondo toda esta información, te invitamos a ver nuestro último paso por el programa «Salud y calidad de vida» de Cooltura FM, bajo el título «Corpore sano (descansado), mens sana. ¿Cómo influye la nutrición en el descanso?».