La primavera trae consigo detractores y partidarios a partes iguales.

Si bien es cierto que resulta una estación bonita en la que vemos a la naturaleza florecer de una forma colorida y luminosa, también nos castiga con ciertas afecciones como alergias, fatiga, resfriados, problemas intestinales o piel irritada, entre otras.

En esta ocasión queremos hacer una síntesis de las 5 afecciones que se suelen dar con mayor frecuencia durante la primavera.

1. Astenia primaveral

La astenia primaveral engloba diferentes síntomas: cansancio, insomnio, falta de apetito, debilidad muscular…

Se trata de una sensación de falta de energía a nivel general que se da por una serie de factores ambientales: cambio de tiempo, subida de las temperaturas, presión atmosférica y aumento de las horas de luz.

El ejercicio físico regular y una alimentación rica en triptófano (precursor de la serotonina y la melatonina) puede ayudar a sobrellevar mejor la astenia primaveral (En este artículo encontrarás más recursos sobre la astenia).

Algunos complementos alimenticios como Optim Serenity u Optim Ginseng también pueden servirnos de gran ayuda.

Optim Serenity con Ashwagandha y Rhodiola (plantas adaptógenas muy conocidas a nivel terapéutico) es ideal para combatir los estados de ansiedad y estrés, reparar el sueño y mejorar la capacidad mental y física.

Optim Ginseng, por su lado, está formulado a base de raíz de Ginseng rojo coreano HRG80® de gran pureza y con un alto contenido de ginsenósidos bioactivos (20%).

Aumenta la resistencia a la fatiga y al estrés, aporta vitalidad y refuerza el sistema inmune.

2. Falta de concentración y memoria

En esta estación del año es bastante común que nuestra concentración se vea perjudicada, precisamente, por la anteriormente citada, astenia primaveral.

Podríamos no sufrir los síntomas relacionados con la astenia, pero sí notar un cambio en nuestras funciones cognitivas.

Los signos más notables van desde la falta de memoria a la incapacidad de prestar atención o de concentrarse en ciertas tareas.

Si a este factor le sumamos el hecho de que nos encontramos en la «época exámenes» por excelencia, todavía se vuelve más necesario tener especial interés por ejercitar nuestra memoria. (En este artículo encontrarás consejos para entrenar la memoria).

Optim Memory & Focus es un complemento alimenticio formulado a base de extractos de Bacopa monnieri (Bacognize®) y curcumina Optimizada Longvida®, una combinación única que ayuda de forma muy efectiva a mejorar la memoria, la atención, la concentración y el rendimiento intelectual, y a reducir la fatiga mental.

3. Alteraciones gastrointestinales

Los problemas a nivel intestinal y digestivo están a la orden del día en esta época del año.

El aumento de la humedad en el ambiente, así como el cambio de hábitos en nuestra alimentación, acaba provocando afecciones tan sufridas como la gastroenteritis.

Para evitar esta situación debemos incorporar alimentos probióticos en nuestra dieta (lácteos, kombucha, chucrut y encurtidos) o bien contar con complementos alimenticios que nos ayuden a paliar ciertas afecciones o, en todo caso, prevenirlas.

En este orden de cosas, Butycaps® Zinc puede resultar un buen aliado. Este complemento alimenticio está diseñado para administrarse de manera puntual para tratar alteraciones intestinales rápidamente.

Gracias a la acción conjunta del butirato y el zinc, reequilibra la función barrera y la motilidad intestinal, beneficiando al metabolismo de grasas y proteínas.

Por otro lado, Optim PropioniBacter, a base de Propionibacterium freudenreichii, ayuda a promover el equilibro de la microbiota y a regular el tránsito intestinal.

Está considerado como uno de los pocos simbióticos del mercado, ya que actúa como probiótico, prebiótico y postbiótico simultáneamente, lo que lo hace ideal en caso de disbiosis intestinal, estreñimiento o tratamiento con antibióticos.

4. Debilitamiento del sistema inmune

Los cambios bruscos de temperatura son prácticamente un símbolo primaveral en toda regla.

A consecuencia de estos contrastes «frío-calor» nuestro sistema inmune puede verse afectado y manifestar este estado en forma de resfriado, sinusitis o amigdalitis, entre otros.

Si a ello le sumamos las alergias típicas de esta época con sus correspondientes consecuencias como congestión nasal, tos u estornudos recurrentes, estaremos poniendo a nuestras defensas al límite.

Una alimentación equilibrada, realizar ejercicio físico de manera regular y descansar debidamente reforzará positivamente nuestro sistema inmunitario.

También podemos ayudarnos de complementos alimenticos creados específicamente para fortalecer nuestras defensas como Optim Immunity, que aporta todos los nutrientes esenciales que nuestro sistema inmunitario necesita: vitamina C, vitamina D3, zinc, selenio y beta-glucanos de levadura.

Sus ingredientes son 100% de origen vegetal y, además, es apto para personas veganas e intolerantes al gluten y/o a la lactosa.

5. Problemas cutáneos

Nuestra piel es el principal receptor de agentes externos. Por eso, es común que ésta sufra las consecuencias directas de la primavera.

El polen, los ácaros y otros elementos causantes de alergias interfieren en nuestro bienestar causando irritación, picor, enrojecimiento, erupciones o inflamación en nuestra piel.

Proteger nuestra dermis y mantenerla en buen estado será crucial para evitar que se lastime más de lo necesario, además de recurrir a medicación especializada (antihistamínicos) si así lo requerimos.

A nivel tópico, podemos ayudarnos de formulaciones especialmente indicadas para pieles sensibles y dañadas.

La Crema Ultra Activa Lift de Aslavital Lift Instant es una buena aliada para la rutina de belleza diaria en estos casos. Contiene extracto de Gatuline Expression (Boswellia Serrata), cuyos efectos antiinflamatorios, antioxidantes y cicatrizantes ayudan a regenerar la dermis y calmarla.

También contiene Arcilla, ácido ferúlico, vitaminas A y E, y fitohormonas vegetales que reducen las líneas de expresión, aumentan la elasticidad de la piel, promueven la producción de elastina y colágeno, previenen la acción destructiva de las radiaciones UV y estimulan los procesos de regeneración celular.

Por otro lado, es importante proteger la piel del sol ahora que éste predomina más. La Crema facial SPF 50 de Gerovital H3 Derma+ SUN incluye en su fórmula la tecnología PHYSABLOCK que garantiza una protección alta de la piel frente al riesgo solar (UVA, UVB, VL e IR).

Reduce la cantidad de radiación que llega a la piel, modula la respuesta inmunitaria e inflamatoria de la dermis y protege contra el fotoenvejecimiento, las intolerancias solares y la fotodermatosis.

    Si te ha gustado este artículo y quieres más información acerca de nuestros productos no dudes en visitar nuestra página web www.natural-distributions.com o contactarnos a través de e-mail a info@natural-distributions.com.